cabcabcabcabcabcabcabcabcabcabcabcabcabcabcabcab

Un paseo por los sentidos en la Cascada del Purgatorio

Publicado el 27/04/2014
Con lluvia salimos de Rivas y aunque el tiempo no prometía mejorar en la Sierra de Madrid, las ganas de disfrutar de la naturaleza y pasar un día juntos no nos echó atrás para ponernos en carretera.

Casi 30 personas, entre usuarios y usuarias, familiares y amigos, después de pararnos en el pueblo de Rascafría a desayunar y en la fábrica de chocolate, arrancamos a andar desde el Puente del Perdón frente al Monasterio del Paular, hacía la Cascada del Purgatorio, uno de los parajes más bonitos de la Sierra de Guadarrama que con el deshielo primaveral, es la fecha más idónea del año para visitarlo porque las cascadas llevan mayor cantidad de agua.

El paseo discurre entre robledales y pinares, bordeando el arroyo del Aguilón, uno de los más caudalosos afluentes del río Lozoya.

Parecía que el día nos prometía algunas sorpresas, empezando porque aguantó el día sin llover hasta nuestro regreso a Madrid. Por nuestro paso entre robledales y pinares era todo una explosión de olor y color, desde el verde chillón de la hierba de los prados, el amarillo del musgo pegado en las piedras y los troncos de los árboles, el rojo de la tierra mojada y la blancura y frescura del agua del río que formaba continuas cascadas en su descenso desde lo alto de la sierra.

En nuestro andar aprovechamos para charlar con quien teníamos al lado, porque en esta ocasión muchos de nosotros no nos conocíamos.

Llegamos a la Cascada, meta de nuestro paseo para luego ya más tranquilos comer sentados en las piedras cercanas a orillas del río.

Algunos, los más valientes, subieron hasta otra cascada superior trepando sobre los enormes bloques de granito que separan una cascada de la otra.

A nuestro regreso hicimos una parada en el Área de Las Presillas, famosas por sus piscinas naturales, donde para compensar el esfuerzo de los más pequeños y jóvenes, les hicimos entrega de una medalla por haberse portado como auténticos campeones.

Antes de coger los coches, volvimos a coger fuerzas, tomando café y chocolate caliente, con lo que nos fuimos con muy buen sabor de boca de haber estado juntos y con muchas ganas de volver a repetirlo.

Disfrutad de las fotos, los que no pudisteis estar con nosotros

Album asociado