cabcabcabcabcabcabcabcabcabcabcabcabcabcabcabcab

El cambio a través del consumo responsable

Publicado el 22/02/2012
Consumo Consciente y Responsable

En los últimos años se ha despertado un interés creciente por los temas relacionados con los elevados costes sociales, económicos y medioambientales del modelo actual de sociedad de consumo. Las manifestaciones de la crisis social y medioambiental en todos los rincones del mundo son cada vez más visibles, todos los días encontramos ejemplos del injusto reparto de la riqueza y el consiguiente aumento de la pobreza o de los efectos que el actual desarrollo insostenible tiene para el planeta.

Vivimos en una sociedad que favorece el consumismo, nos hemos convertido en la generación de usar y tirar. La publicidad nos bombardea con anuncios cuyo objetivo no es nuestro bienestar, sino hacernos engranajes de un sistema que reduce a las personas al papel de meros consumidores sumisos. Este modelo económico de producción y consumo tiende cada vez más a su agotamiento. Es impensable hacer frente a los problemas ecológicos y sociales que nos afectan sin detener la complicada maquinaria y estructuras que los producen.

Ahora bien, como consumidores, último eslabón del sistema económico, tenemos una gran responsabilidad, gracias a nuestra forma de consumir podemos influir en la marcha de la economía y del mundo de una forma directa. Un consumo consciente y responsable, orientado al fomento de actividades respetuosas con el medio ambiente y las personas es una gran contribución y un instrumento decisivo de presión frente al mercado.
La sensibilización ciudadana para un consumo responsable es un objetivo prioritario y una herramienta imprescindible en el camino hacia la sostenibilidad. Nuestra sociedad debe prepararse para afrontar los retos que nos depara el futuro, reorientando el pensamiento y la acción, sus actitudes y hábitos en clave sostenible.

Es imprescindible mantener el consumidor informado; informado para ser libre y elegir correctamente. Elegir productos y servicios obtenidos con el respeto de las formas sociales, éticas y sostenibles en toda la cadena de valor. Elegir productos o servicios seguros y saludables, acordes a sus necesidades, a sus criterios y a su economía. El consumidor tiene que conocer: dónde, cómo y quién produce lo que consume.
Un consumo en el que se introduzcan valores como una variante importante a la hora de consumir o de optar por un producto. Haciendo especial énfasis en la sobriedad como un valor en relación con la reducción para un consumo ecológico, pero también frente al crecimiento económico desenfrenado y al consumismo como forma de alcanzar el bienestar y la felicidad. Que incluye, por este orden, las famosas "erres" del movimiento ecologista: Reducir, Reutilizar y Reciclar, pero en el que también se incluyen elementos tan imprescindibles como la agricultura y ganadería ecológicas, la opción por la producción artesanal, etc.

En definitiva, el consumo en lo que se refiere a las relaciones sociales y condiciones laborales en las que se ha elaborado un producto o producido un servicio. Basado en el diálogo, la transparencia y el respeto, que busca una mayor equidad en el comercio internacional. Contribuye a un desarrollo sostenible, ofreciendo mejores condiciones comerciales y asegurando los derechos de productores y trabajadores marginados.
Nuestros hábitos de consumo son muy importantes para proteger el medioambiente y dejar a las generaciones venideras un entorno saludable. Otro mundo es posible, y convirtiéndonos en consumidores conscientes y responsables, podemos hacer un importante aporte para hacerlo realidad.

@MundoLeal

Comenta este blog


(3 a 22 caractéres. Sólo letras, números, punto, espacio, # o @)

rosa comentó el 24/02/2012

Hola Leonel estoy totalmente de acuerdo con lo que dices de que nuestro consumo afecta a nuestro entorno y al resto de personas. Seguro que con un poquito de esfuerzo y concienciación cada día podríamos conseguir que los hábitos cambiaran,no es tan dificil ya se ha hecho por ejemplo con el consumo de PVC, tan dañino, y por medio de la presión popular dejó de utilizarse masivamente. Gracias por tu aportación.

crisskiss comentó el 27/02/2012

Después de escucharte en el Encuentro del viernes y leer este artículo voy a proponerme el reto de las tres R... sobre todo el de reducir porque es el que más me cuesta. Gracias por ser nuestro pepito grillo.

pcondado comentó el 27/02/2012

Te Felicito Leonel por tu articulo, superinteresante, y más el nuevo servicio que ofreces, porque es en definitiva lo que explicas en tu artículo, pero llevándolo a la practica de nuestros hábitos de consumo. Yo me apunto también a la idea que organizes un taller, los cambios tienen que nacer de nosotros mismos, y si es en grupo mucho mejor. Muchas gracias.

Leonel Caraballo comentó el 15/03/2012

Hoy 15 de Marzo, celebramos el Día de los Derechos del Consumidor. Detrás de todo lo que compramos y consumimos hay una vida. Nuestra responsabilidad está en poner a las personas por encima del dinero e incorporar la ética a nuestras decisiones económicas cotidianas.

Síguenos en: Facebook Organización Mundo Leal

Leonel Caraballo

Leonel Caraballo

Economista especializado en finanzas, experiencia en gestión y participación en numerosos proyectos de investigación y promoción en economía sostenible, financiación de proyectos de cooperación y de ética social y alternativa. Desde hace mas de dos años usuario del BdT ofreciendo asesoramiento en temas financieros, contables y fiscales.
Director de la Organización Mundo Leal, una asociación sin ánimo de lucro ripense, que contribuye en el incremento del protagonismo y en la visibilidad de los distintos sectores de la sociedad civil, comprometidos en que todos podamos “Vivir con dignidad”. Nos planteamos como una herramienta que impulse el desarrollo dentro del marco de cooperación sin limitación de fronteras, respetuoso de todas las idiosincrasias locales y proyectos en los ámbitos social, educativo y cultural.
Un nuevo servicio ofrezco en asesoramiento, formación y orientación en Hábitos de Consumo. Nos asombraríamos del gran aporte que podemos estar haciendo con sólo unos pequeños cambios en nuestros hábitos de consumo.